Estudios: El Hot Sale 2021 disparó las ventas en Argentina

La facturación coincidió con las expectativas de la organización, pese a que el aumento fue inferior a la inflación anualizada.

La Cámara Argentina de Comercio Electrónico informó que la facturación del Hot Sale, el evento de descuentos para compras online, fue de $25.000 millones, lo que implicó una suba del 29% respecto del año pasado.

Según la cámara, entre el 10 y el 12 de mayo se emitieron 3,5 millones de órdenes de compra, un número similar al del Hot Sale 2020, cuando las medidas de aislamiento y el cierre de comercios físicos por la pandemia de Covid-19 generaron un salto cuantitativo en la cantidad de compradores en línea. También la cantidad de artículos vendidos en el evento (6 millones) se mantuvo constante frente a los números del año pasado.

El ticket promedio en el Hot Sale 2021 fue de $7197, lo que representa un aumento del 30% respecto de la edición 2020.

“Estamos muy conformes con los resultados de esta nueva edición del Hot Sale”, indicó el director Institucional de la cámara, Gustavo Sambucetti, y agregó que “el descuento del 32% en promedio, junto con las cuotas, significaron un respiro para los consumidores, que optaron por ahorrar en aquellos productos que necesitaban comprar”. Sin embargo, el nivel de facturación implica una pérdida en términos reales, dado que la inflación anualizada fue muy superior.

Las diez categorías con mayor facturación fueron electrodomésticos y equipos de aire acondicionado, celulares y teléfonos, indumentaria (no deportiva), colchones y sommiers, electrónica, audio, video y TV; pasajes y turismo; hogar, muebles y jardín; cosmética y cuidado personal, computación, e indumentaria deportiva.

Mientras que las categorías que más unidades vendieron fueron alimentos y bebidas, indumentaria (no deportiva), cosmética y cuidado personal, infantiles (indumentaria, accesorios y juguetes), artículos de limpieza, hogar, muebles y jardín; electrodomésticos y equipos de aire acondicionado; indumentaria deportiva; celulares y teléfonos y herramientas y construcción.

Así, las categorías que más crecieron tanto en facturación como en unidades fueron electrodomésticos y equipos de aire acondicionado, cosmética y cuidado personal, infantiles (indumentaria, accesorios y juegos), artículos de limpieza y aparatología para el cuidado personal.

En tanto, Tiendanube, plataforma de e-commerce con más de 80.000 tiendas online en América Latina, anunció que las empresas argentinas que usan su tecnología facturaron $1670 millones, lo que implicó un crecimiento del 55% en comparación con la edición del año pasado.

Según la plataforma, si se analizan las ventas por segmento, indumentaria volvió a liderar, con el 52,9% y un ticket promedio de $5816. Sin embargo, este vertical había iniciado el Hot Sale con el 57,9% de las ventas el primer día y luego disminuyó su representación, dando lugar al crecimiento de otros segmentos: deco y hogar, tecnología y comidas y bebidas.

La foto de los viajes

En cuanto al rubro del turismo, uno de los más golpeados por la pandemia, la agencia Avantrip informó que el ticket promedio del evento, de US$836 por persona, “superó las expectativas” (en el Hot Sale 2020 había sido de US$460), pero la caída de un 20% en las transacciones impidió reflejar una recuperación notable en el negocio.

“Lo más positivo del Hot Sale es que superamos todas las metas que habíamos proyectado y vemos a un viajero que vuelve a sumar hoteles y alquiler de auto cuando compra un vuelo. Pero todavía no logramos vender ese viaje adicional de placer o de descanso como lo conseguíamos antes de la pandemia. La recuperación evidentemente será más lenta. Estamos conformes con el Hot Sale y las ventas ayudan a mejorar mucho nuestra performance, que, debido al endurecimiento de las condiciones de circulación, quedaron afectadas desde marzo”, opinó Joaquín Pérez Aguirre, gerente de retail de Avantrip.

En esa agencia consideraron que la pérdida en cantidad de transacciones respecto del año pasado es lógica debido al alto tráfico que se generó semanas atrás, por la venta de pasajes a Miami como destino de vacunación por Covid-19. En 2020, para el Hot Sale había una demanda contenida por meses sin actividad. Entonces, cuando llegó el evento, explotaron las compras. El gasto el año pasado fue menor porque se compraron más vuelos de cabotaje. Así, se sumaron mayor cantidad de transacciones, pero la inversión por pasajero fue mucho más baja debido a que tampoco se compraban hoteles.

Fuente: america-retail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.